El PSOE sigue contando los avales que reflejan la enorme división del partido