El PSOE, en busca de Obama