El PSOE intenta aparcar el debate sucesorio hasta después del 22-M