El PSOE tiende la mano al 15M pero avisa que no hay alternativa a la democracia y los partidos