Iglesias y Errejón, a cara descubierta