“Las cuentas preocupantes no son las de Twitter, sino las de Suiza”