Los partidos reaccionan con ironía y sorpresa tras la confesión de Iglesias