Iñigo Errejón: “El acuerdo de la indignidad”