Todos los grupos quieren los escaños que ocupaba Convergència