Palma, pendiente de la declaración de Urdangarín