París y Berlín apoyan a Barroso para otro mandato pero le exigen un programa