París ve sospechosa la comparecencia de Ashtianí ante la prensa