El Parlament se prepara para un pleno de investidura lleno de incertidumbre