Los 'yihadistas' planeaban atacar una librería judía de Barcelona y grabar una decapitación