Pedro Sánchez culpa al PP de la crisis territorial en Cataluña