Arriola y los presuntos donantes, de nuevo en los papeles