Pistoletazo de salida para el 9-N