Bescansa critica la actitud de “partido de ping-pong” de Iglesias y Errejón