¿Podría ser la decisión en Vic una primera victoria de la extrema derecha?