La Policía cree que el etarra Lander Fernández llevaba varias semanas escondido en Roma