La policía evita que al menos 14 jóvenes se convierta en esclavas yihadistas