Pons ocupa un piso alquilado “para las necesidades de la organización”