Presión independentista por los premios Princesa de Girona