Presos describen a Bretón como una persona con "manías" y manipuladora, que criticaba a su mujer