La izquierda abertzale pide "una presión social y política continuada"