La red Pretoria controlaba proyectos urbanísticos con políticos y empresarios