La Princesa de Asturias, con los promotores de un proyecto de ayuda a África