El Príncipe de Asturias llega a Brasil para asistir a la investidura de Rousseff