Profesionales de empresas de seguridad afirman que se reducen los escoltas a los amenazados por ETA