Puig admite que no calibraron que los 'indignados' reaccionarían con tanta violencia