La jornada de Puigdemont en Copenhague, con preguntas incómodas incluidas