Puigdemont esconde su estrategia a menos de 24 horas para su investidura