Putin apuesta por el continuismo, sin bandazos ni experimentos liberales