Torra cede y nombra cuatro nuevos consejeros pero viaja a Bruselas para reunirse con los huidos