La toma de posesión de Quim Torra, un acto sobrio y sin invitados