Rajoy aboga ante el Apóstol por una senda de unidad que haga fuerte a España