Rajoy y Cameron mantienen sus posiciones, pero "sientan las bases para un diálogo"