Rajoy sigue de cerca la crecida del Ebro y trabaja en el decreto de ayudas que se prevé aprobar el viernes