Rajoy, de la Moncloa al registro de la propiedad