Rajoy y Urkullu abren una fase de relaciones "fluidas" sin necesidad de pactos