Rajoy afirma que como español no le gusta que desde fuera le digan lo que hay que hacer