Rajoy y sus barones tantearán un plan de ahorro pero con gasto social intocable