Rajoy busca una imagen de unidad con sus candidatos autonómicos