Rajoy está convencido de que no habrá necesidad de rescate económico en España