Rajoy promete una deducción de 3.000 euros a autónomos que contraten a su primer trabajador