Rajoy esquiva los golpes de la oposición en un pleno extraordinario sobre corrupción