Rajoy, con las horas contadas