Rajoy pide altura de miras