Rajoy quiere evitar líos internos