Rajoy condena el atentado y se reafirma en que el objetivo debe ser derrotar a ETA